Articulo de Terapia Ocupacional. Importancia de la Autonomía personal en los niños.

Articulo de Terapia Ocupacional. Importancia de la Autonomía personal en los niños.

paula-seijas

Una colegiada del COTOIB escribe artículos sobre intervención de terapia ocupacional en niños.

Nuestra compañera Paula Seijas ha querido compartir alguno de sus artículos publicados en el periódico Ara Balears en el suplemento “Ara Criatures”. En esta ocasión comenta sobre la importancia de la autonomía personal.

 

La autonomía personal hace referencia cuando uno es capaz de realizar actividades de la vida diaria basadas en sus propias capacidades, habilidades e intereses sin depender de otros.

A veces, los padres no se dan cuenta de la importancia de la autonomía personal de sus hijos hasta que ocurren determinadas situaciones embarazosas para los niños.

Un caso concreto, es el de un niño, que a la vuelta de un viaje escolar, le explica a sus padres lo mal que se sintió cuando tuvo que pedir ayuda para cortar la comida y los demás niños se rieron de él. Este fue el determinante para darse cuenta lo significativo que es para un niño alcanzar cierta autonomía en plena fase de desarrollo.
 
DESARROLLO PSICOMOTOR Y AUTONOMÍA PERSONAL

En un niño, la adquisición de habilidades se observa de forma continua, al mismo tiempo que ocurre la maduración de estructuras nerviosas como el cerebro, la médula o los nervios, o como el aprendizaje que el niño hace, desde que nace, descubriéndose así mismo y al mundo que lo rodea.

Un aspecto muy importante en el desarrollo del niño, es la autonomía personal.

Se  habla de autonomía, cuando uno es capaz de realizar actividades de la vida diaria basadas en sus propias capacidades, habilidades e intereses sin  depender de otros.

Un niño autónomo para la alimentación, el vestido o el baño, también lo es para el aprendizaje, relacionarse con otros niños y en general, para resolver problemas cotidianos. Sin olvidarse de la autoestima que supone junto con la capacidad de superación.
 
ACTIVIDADES BÁSICAS DE LA VIDA DIARIA

Uno de los principales objetivos de la terapia ocupacional es conseguir que el niño sea independiente para realizar las actividades básicas de la vida diaria, siempre, acordes a su edad.

Las actividades básicas de la vida diaria (ABVDs) también llamadas de autocuidado, están orientadas al cuidado del propio cuerpo y se realizan de forma cotidiana, como pueden ser:

  • La alimentación/comida: es el reconocimiento de cubiertos y capacidad de llevar el cubierto del plato a la boca junto con la habilidad de comer y manipular la comida o el líquido en la boca y tragarlo.
  • El vestido: incluye la elección de prendas en función del clima y situación, así como la acción de vestido/desvestido.
  • Aseo e higiene personal: incluye la higiene bucal o el peinado.
  • La movilidad funcional y las transferencias: es la deambulación o moverse de una posición a otra.
  • El baño/ducha: incluye el manejo de envases necesarios, graduar la temperatura, enjabonarse, aclararse y secarse.
  • El control de esfínteres: se refiere al control del vaciado voluntario de la vejiga urinaria e intestino.

ALTERACIONES EN EL DESARROLLO

Cuando un niño presenta algún tipo de alteración o patología durante el desarrollo, las dificultades para realizar dichas actividades por sí mismo, aumentan. Se puede ver alterada la planificación y ejecución de acciones, la coordinación, la motricidad gruesa o la motricidad fina.

Por ejemplo, para realizar el cepillado de dientes de forma independiente, se necesita adoptar un buen posicionamiento, la realización de pinzas digitales, una correcta manipulación de los utensilios a utilizar aplicando una fuerza adecuada, coordinación ojo-mano y desarrollar una planificación y secuenciación de los pasos a seguir en un orden adecuado.

Ante la presencia de algunos de estos déficits debe de iniciarse un plan de intervención para mejorar ciertas habilidades y fomentar la autonomía personal.

Un recurso de especial relevancia son las ayudas técnicas. Estos aparatos o adaptaciones se utilizan para suplir movimientos o ayudar en las limitaciones  funcionales, como pueden ser: para la alimentación, la movilidad y el cuidado personal.
 

SOBREPROTECCIÓN

Para los padres, es muy importante el “bienestar” de sus hijos. Se preocupan para que tengan todos los cuidados necesarios a cada etapa de desarrollo y crecimiento, además de apoyarlos en determinadas situaciones.

Cuando estas preocupaciones y actuaciones se dan de forma excesiva, puede dar lugar a la “sobreprotección”. En muchos casos, los padres no son conscientes de las repercusiones que pueden tener.

Justamente, la sobreprotección puede promover una incapacidad en el niño para desarrollar ciertas habilidades y actividades que posteriormente les conducirán al alcance de la mencionada autonomía personal.

Generalmente, los niños sobreprotegidos suelen tener mayor inseguridad, más miedos y temerosos ante diferentes situaciones.
 
CONSEJOS PARA FOMENTAR LA AUTONOMÍA PERSONAL

  • Plantear hábitos acordes a la edad. No se puede exigir una determinada actividad para la cual aún no están preparados. Por ejemplo: abrochar botones cuando aún no han desarrollado esos pequeños movimientos manipulativos que necesitan mayor precisión.
  • No sobreproteger al niño. Dejar que se manche, se caiga y se equivoque.
  • Unificar las pautas, es decir, una vez que el niño logra hacer una actividad debe hacerlo en todos sus ámbitos. Por ejemplo, no sirve de nada que lo haga en su casa con sus papás y sin embargo, no lo haga en casa de los abuelos.
  • Dividir la tarea para que ésta sea lo más fácil posible.
  • Pautas verbales. En lugar de dar ayuda física al niño o bien realizarle la tarea, por ejemplo, vestirlo, se puede sustituir por indicaciones verbales.
  • Sin prisas. Se debe darle un tiempo suficiente para realizar las diversas actividades (vestido, ducha…), especialmente, cuando está en un proceso de aprendizaje. Con la práctica del día a día irá adaptando la actividad en un tiempo razonable.
  • Motivar al hijo con elogios cada vez que experimente un avance en la consolidación de algún hábito.